Editores

¿CONOCES LA LEY DEL VIDEOJUEGO EN CHILE? RECORDAMOS LA LEY APROBADA EL 2014, QUE ESTÁ A UN PASO DE SER EFECTIVA.

¿CONOCES LA LEY DEL VIDEOJUEGO EN CHILE? RECORDAMOS LA LEY APROBADA EL 2014, QUE ESTÁ A UN PASO DE SER EFECTIVA.

 

Cuando se anunció, en el 2007, que se legislaría sobre la venta de videojuegos a menores, comenzaron a circular fuertes rumores sobre el futuro de los videojuegos en nuestro país. Lastimosamente, tomando en cuenta lo muy poco “jugones” que son nuestros legisladores, era poco probable que la ley tuviera un real efecto positivo para los jugones.

Al final, la ley fué aprobada el año 2014 por el Senado, faltando solo un trámite más para entrar en total efecto. Entre los puntos más importantes es que el encargado de calificar los videojuegos será el Consejo de Calificación Cinematográfica. Otro punto importante, es que dicho Consejo podrá homologar sistemas de clasificación internacional como el ESRB norteamericano, y el PEGI europeo.

 

 

Uno de las aristas más discutibles de la ley, es el artículo 49, que indica “Los fabricantes e importadores de videojuegos deberán colocar en los envases en que comercialicen dichos productos, leyendas que señalen claramente el nivel de violencia contenida en el videojuego respectivo, según lo dispuesto en el presente artículo. Tal advertencia deberá ocupar, al menos, el 25% del espacio de ambas caras del envase o envoltorio del videojuego respectivo”. Léase, cada juego que compres, deberá tener una leyenda gigante indicando la calificación del juego. Dicha leyenda puede ser hecha por el fabricante (cosa poco probable en nuestro país) o bien el importador (tu tienda de videojuegos), por lo que lo más seguro es que sea nuestra querida tienda de videojuegos la encargada de realizar dicha leyenda. Esto permitiría, que dicha leyenda podría ir perfectamente sobre el sellado del juego, por lo que los jugones no perderíamos el arte de las respectivas caratulas.

Aunque cabe preguntarse, ¿somos tan tontos los chilenos, para tener que necesitar una leyenda ocupando el 25% del espacio? Viéndolo así, comprar un videojuego es casi tan malo como comprar una cajetilla de cigarrillos, o como comprar una revista pornográfica. Y la otra pregunta es, ¿de verdad los padres no saben lo que su hijo compra? ¿Qué no es acaso, justamente, el rol de los padres el saber qué es lo que su hijo compra?

Otro de los detalles, es que se crearon 5 tipos de calificación para los videojuegos:

Videojuego especialmente recomendado para niños y adolescentes, por contener material educativo y ningún elemento inapropiado para su edad.

Videojuego sin contenido objetable, que puede ser vistos por personas de cualquier edad.

Videojuego no recomendado para menores de 8 años, por contener un porcentaje menor de lenguaje inapropiado, insinuaciones sexuales o violencia.

Videojuego no recomendado para menores de 14 años, por contener un porcentaje moderado de lenguaje inapropiado, insinuaciones sexuales o violencia.

Videojuego no recomendado para menores de 18 años, por contener un porcentaje importante de lenguaje vulgar, material sexual explícito, desnudez frecuente o importantes niveles de violencia.

 

 

Ahora bien, al comparar los sistemas de calificación internacional, no se corresponde 100% a la calificación dada en nuestra legislación, lo que puede llevar a ambigüedades, por ejemplo, un juego calificado por la ESRB con “Everyone +10”, ¿bajo qué premisa se calificará bajo la legislación chilena? ¿Sería un “no recomendado para menores de 14 años”, o “no recomendado para menores de 8 años”? O tal vez, veamos en una tienda una calificación y otra distinta en una tienda distinta. Es decir, la homología en ese caso, no la podrían aplicar las tiendas, ya que se presta para competencias de ventas por su calificación, ya que en dicho caso, al calificarla como para mayores de 14, le da un mayor mercado que si lo calificas como para mayores de 8 años. En dicho caso, correspondería al Consejo de Calificación Cinematográfica el determinar a cual calificación correspondería, sin embargo, eso podría retrasar la llegada a nuestro mercado del producto, e incluso, quizás a evitar por completo su llegada.

Y todo esto, ¿en qué repercute en nosotros? Primero, acostumbrarse a ver la mega leyenda tipo cigarrillos en nuestros juegos, y que tal vez la próxima vez que vayas a comprar un juego, el vendedor te deba pedir tu carnet de identidad para poderte vender un juego. Si bien la idea de legislar sobre quien puede comprar juegos no es mala en sí, resulta que la aplicación se hace confusa y punitiva para el jugón. Sin tomar en consideración, además, el fuerte impacto que tiene la descarga de juegos digitales, tanto por el boom de Steam, como la introducción con fuerza de Xbox Live y Playstation Network, es decir, dichas ventas quedan en tierra de nadie, a menos que se obligara al distribuidor a poner carteles gigantes con la clasificación del juego en la plataforma donde se está realizando la compra. Sin embargo, por el momento, las compras online han quedado afuera de la legislación.

Resumiendo, nuevo sistema de calificación que contempla 5 rangos, los cuales deberán estar tipificados claramente y ocupando un 25% del espacio físico del juego, por ambas caras, y la obligación de exigir la comprobación del cumplimiento de edad con la muestra del carnet de identidad.

 

*Reportaje publicado originalmente en GamerVip impreso, por BadSeed.

LoboMenares

Editor de Tecnología y Xbox en la Machina. Diseñador y comunicador con más de 15 años de experiencia en el mundo de los videojuegos. Ha colaborado con Megavisión, Radio 40 Principales y otros medios independientes.

https://www.machinanet.com

VIDEOJUEGOS

TECNOLOGIA

CINE Y TV

MÓVILES