Editores

WONDER WOMAN ANALISIS

WONDER WOMAN ANALISIS

 

Creadas por Zeus para proteger a la humanidad de la nociva influencia del dios de la guerra Ares, a quien ya derrotaron en una ocasión, las Amazonas han vivido durante milenios aisladas del resto del mundo, esperando el momento de actuar cuando sea necesario.

Desde muy niña, Diana de Temyscira (Gal Gadot), Princesa de las Amazonas, ha sentido el llamado de la naturaleza guerrera de su raza. Es por eso que se entrena duramente, a escondidas de su madre, la reina Hippolita (Connie Nielsen) y bajo el alero de su tía, la general Antiope (Robin Wright).

 

 

Cierto día, en las cercanías de la isla, Diana observa caer del cielo un extraño artefacto con una persona en su interior. Al rescatarlo, resulta ser un hombre, Steve Trevor (Chris Pine), oficial británico de inteligencia quien, luego de algunas escaramuzas, y de ser interrogado por las Amazonas usando el lazo de Hestia de la verdad, cuenta que más allá de Temyscira se está llevando a cabo un sangriento conflicto, que ha costado millones de vidas inocentes.

Trevor consigue volver a su país, escoltado por Diana, quien escapa de su reino pensando que Ares está detrás de este conflicto, lo que representa su oportunidad para validarse como guerrera…

 

 

Había mucho en juego con este estreno. Mujer Maravilla, tercer capítulo en la hoja de ruta del universo cinematográfico DC/Warner tenía un carácter de todo o nada para la subsistencia de este proyecto, tras la mixta recepción a Batman Vs Superman y el rechazo casi unánime a Suicide Squad. Por otro lado, los antecedentes de filmes con heroínas de protagonistas no eran muy halagadores en critica ni en taquilla, además de estar ya bastante alejados en el tiempo (Catwoman y Elektra fueron desastres en todos los sentidos posibles), por lo que la presión sobre este filme, encabezado por la directora Patty Jenkins, y enfocado en el tercer pilar del universo de la DC Comics, junto a Superman y Batman, era enorme.

A la luz de la crítica a nivel mundial, y de la excelente taquilla lograda hasta la fecha, es evidente que Jenkins y Mujer Maravilla sortean con éxito sus desafíos.

Jenkins se apunta varios aciertos al contar la historia, alejándose de lo obviamente superheroico enfatizando en el factor épico/mitológico, introduciendo elementos propios del cine de espionaje y del bélico, más un toque justo y necesario de comedia romántica. Si, tiene superheroismo, pero no más allá del estrictamente necesario, no se angustien. El resultado es el mejor filme basado en un personaje de la DC Comics desde The Dark Knight, que lo emparenta con títulos como el ya citado, con Captain America First Avenger (con el que guarda más de un parentesco no reconocido) y The Winter Soldier y Logan, filmes con los que tiene en común precisamente el hacer a un lado el tema superheroico (y que precisamente esa es su gran virtud, lo que los pone muy por encima de la media de su género).

 

 

Sin mayor vínculo con el género, Patty Jenkins demuestra tener el oficio necesario para armar una historia que ha dejado en real vergüenza a varios de los títulos que la especialidad ha ofrecido en su actual etapa (entendiendo por tal la iniciada con Ironman el 2008). Es una historia autosuficiente que, como decía, evita los clichés del género, o al menos evita caer en ello de manera obvia o antinatural, y que se desenvuelve a buen ritmo, logrando fluidez en su desarrollo, y una excelente sintonía con el espectador.

Otro punto a su favor es que, por mucho que se trate de un capitulo inmerso en un universo cinematográfico mayor, evita las alusiones evidentes a dicho macroescenario. Guarda distancias con sus filmes antecesores y evita las referencias explicitas. Las introduce, si, pero tangencialmente y en la medida justa para que estas no resulten forzadas. Tampoco recurre a elementos externos a ella (no, no hay cameo de Linda Carter ni nadie anda silbando el opening de la serie de los ‘70s, no se gasten buscándolos). Este filme se basta a si mismo, siendo esa una de sus grandes fortalezas.

 

 

Mujer Maravilla se estrena además en un contexto histórico con el que se favorece recíprocamente. En una época en que hablamos de igualdad de género, de feminismo, de #NiUnaMenos, de terminar con los estereotipos, el filme de Patty Jenkins es un fuerte espaldarazo a esta tendencia. Es el relato de una protagonista poderosa, imponente, pero sin perder un pelo de femineidad, que lucha por validarse como guerrera, pero no ante ningún individuo o institución, sino ante sí misma.

Cosa que ha molestado en culturas fundamentalmente machistas (de hecho, en el Líbano se prohibió su exhibición) y a pseudo críticos de canal de youtube que graban desde el sótano de los papas, y como uds saben si a ellos les molesta, quiere decir que está haciendo las cosas bien.

 

 

Historia de origen bien contada y muy bien cerrada (como dije antes, es un filme que se basta a si mismo), con un sólido trabajo actoral (partiendo por Gal Gadot ya había sido uno de los puntos altos de Batman Vs Superman y aquí ratifica todo lo que se espera de ella), Mujer Maravilla no solo se alza como uno de los grandes estrenos del 2017. Salva a su universo fílmico de irse a pique y nos devuelve la fe en DC y en Warner. Salva el panorama de los blockbusters que ha estado bien irregular este año, demostrando que, de vez en cuando, la industria hollywoodense nos puede dar obras de nivel superior.

Una maravilla. No podía ser de otra manera.

 

 

 

 

 

9

Lobo Cinepata

Crítico de cine y blogger por ya más de 10 años, nuestro querido Lobo Cinépata se ha destacado por mantener una aguda pero justa mirada al mundo del cine y la televisión.

https://goo.gl/hvtaF4

VIDEOJUEGOS

TECNOLOGIA

CINE Y TV

MÓVILES